Algunas cosas de borrachas.

Algunas cosas de borrachas o "alegres".

  • Hay cola para entrar al baño" se supone que para hacer piss, pero muchas aprovechan para maquillarse la enésima vez, aunque ya estén ciegas y presas del alcohol.  "¿Debemos ir a orinar fuera?"...¡no aguanto!, ¡y si!,  el noventa y nueve por ciento de las veces te vas a encontrar este desagradable asunto, pero en ese momento nada suena mejor que "no esperar" para soltar lastres líquidos del organismo.
  • Algunas sienten que pueden con todo, desde pegarse hasta saltarse vallas...¡y si!, saltar una valla que separa una autopista es posible en el cerebro de una mujer ebria, así que, ¡vaya!, no des ideas temerarias a una mujer en estado de embriaguez.
  • Repetir varias veces "¡no me gusta esa canción, no me gusta!"...¡y vale, lo acepto!. Odio esa canción cuando estoy sobria, pero ahora mismo solo quiero estar relajada y feliz, feliz, feliz...¿es que acaso es mucho pedir?.  Y es que los hombres son un asco, pero él era especial, era único, pero en aquellos días yo era muy inmadura; ahora con la madurez solo me embriago para relajarme, pero antes era como una cabrilla. ¡Filosofía de circunstancias como aquel que dice!.
  • Es todo muy bonito, la vida es linda, ¿a que es bello todo?...y ¡No!, no es lindo todo. Es el gran esquema de las cosas caóticas que genera el alcohol cuando se nos va la mano. ¿Realmente importa?...un día es un día, ¡jodo!, ¿qué más da?.
  • Llega un msm, y la amiga dice: "léelo, léelo, vamos a ver que dice".  ¡Y si!, recuerdo que ayer me dijo que me veía mejor rellenita, y no sé porque ahora le odio...¡tía!, ¡me llamo gorda como quien no quiere la cosa!...¿te lo puedes creer?...al cabo de 5 minutos, "bueno, el es bueno", lo que pasa es que pienso varias cosas a la vez, y me cambia el humor varias veces en 5 minutos.  Es que me va venir la regla, o serán los sofocos de la menopausia. ¡Qué más da!...ahora quiero estar contigo disfrutando, amiga, mañana o pasado, o cuando sea, le hablo...jijijiji, ¡que se fastidie, para que aprenda!.
  • "Vayámonos a casa ahora", dice la única amiga sensata que queda en el grupo...¡qué va, me ha dado hambre!, pillemos algo en el 24 hora, o con suerte podemos pillar una pizza calentita. Eso quiero ahora, comer algo, y después, ya veremos.
  • Tu eres mi  mejor amiguisss, jip, por encima de cualquier otra persona y te quieroooo."  Luego cinco minutos de risa, después cinco minutos de llanto, luego abrazos, luego llorar, luego reír...y luego solo llorar.
  • ¿Qué hostias?...vamos a quedarnos hasta que aguante el cuerpo, y en la mañana desayunamos todas...felices de la vida, y encantadas de estar juntas.  No, yo es que mañana tengo que llevar el perro al veterinario y recoger la ropa del tinte; ¡bueno, en ese caso tenemos que repetir!...ehhhhh.
  • Solo quiero bailar y bailar como si tuviese 20 años, y ser sexy, sexy, muy sexy...¡Dios, que sexy me siento!. Y no, no somos veinteañeras, somos mujeres adultas que se niegan a dejar de ser princesas. ¿Y mañana?...uy, mañana trágame tierra, que fue que nos dieron algo de garrafón y me sentó muy mal, ¡vamos, fatal me sentó!.
  • Estoy demasiado cansada para comer pizza...espera, ¿demasiado has dicho?.  Y por supuesto, eso significa que solo te puedes comer tres piezas de pizzas, y con esto ya estarás en el límite.  No significa lo que se dice, significa lo que yo digo que significa, que para eso las mujeres somos muy nuestras.

Bueno, hoy quería escribir algo relacionado a hombres y mujeres, y por supuesto, sin ánimo que todas se sientan identificadas...pero a veces "si". Jijijiji.



Comparte si te ha gustado. Gracias.

Entradas populares de este blog

La Humedad en el cuerpo según la medicina china.

Suspiros y "caídas de babas"

¿Cómo cambia "lo ecológico" la cosmética?